viernes, 24 de marzo de 2017

R | Hermanos de sangre, de Ernst Haffner


Crítico, directo y muy descriptivo.
NOTA: 4,5/5


Hermanos de sangre es uno de esos libros que probablemente no hubiera leído si no me lo hubiesen mandado para clase y me alegro, porque me ha gustado mucho. Cuando empecé a leerlo la profesora ya nos había hablado de él y prácticamente conocía todo el argumento de la historia y todas aquellas cosas que tenía que buscar en la trama, en los detalles en los que tenía que fijarme para disfrutar más de su lectura.

Antes de entrar en materia, decir que a pesar de ser una historia escrita hace más de 80 años, censurada por los nazis y redescubierta hace poco: es un libro muy de actualidad, ya que, describe la situación de los jóvenes de un Berlín –quien dice Berlín dice cualquier otra ciudad grande– de posguerra. El desempleo, el paro juvenil, la miseria generalizada de toda la población y un sistema que no hace nada al respecto.


Ernst Haffner hace una minuciosa descripción del Berlín más humilde. Nos describe las calles, los ambientes de los bares y de los locales poco recomendables. Además, lo hace de forma crítica y con un tono de denuncia que no es de extrañar que se quisieran eliminar de la circulación este libro. Nos muestra la pobreza con la que viven los habitantes de Berlín, el desempleo masivo de la población y como las diferentes instituciones no hacen nada para cambiar la situación.

El autor se centra sobre todo en la situación de los jóvenes. Esta historia tiene varios protagonistas: Willi Kludas y Ludwig son dos de ellos, pero en menor medida también están todos los integrantes de la banda Hermanos de sangre a la que pertenecen. Esos jóvenes que pertenecen a las diferentes bandas son chicos menores de edad sin hogar que se han fugado de diferentes correccionales porque la situación allí es humillante: los tratan mal, los menosprecian e incluso los llegan a pegar; y por eso ello se escapan para buscar suerte viviendo en las calles. 
 
Pero estos chicos no pueden vivir del aire y por eso se juntan con bandas. Las bandas suponen la familia; la camaradería entre ellos substituye la familia de sangre. Muchos de ellos no es que no tengan familia, sino que sus padres no pueden mantenerlos o simplemente los tratan mal.

Para poder vivir en la gran ciudad de Berlín estos jóvenes tiene que vender sus pertenencias, prostituirse o delinquir. No hay la opción de intentar trabajar legalmente porque no tienen papeles y sus nombres figuran en las listas de prófugos de la policía por fugarse del correccional. Sin esos papeles no pueden trabajar, ni acceder a una vivienda y mucho menos pedir la ayuda por desempleo. Los Hermanos de sangre terminan delinquiendo y no quiero haceros spoiler, pero obviamente no termina bien. Willi Kludas y Ludwig son los únicos que no quieren roban para sobrevivir e intentan buscar un trabajo honrado para salir adelante. 

Me repito, pero el autor es muy crítico con la situación que describe y además lo hace con mucho detalle y sin ahorrarnos aquellos aspectos más desagradables. Me ha gustado muchísimo esta historia, realmente es como entrar a ese Berlín y unirse a los Hermanos de sangre. A mí me ha sido imposible no estar con la nariz arrugada en muchas escenas; leer todo lo que tenían que hacer para conseguir algo de dinero y ver que no tenían otra opción, que nadie se preocupaba por integrarlos en la sociedad y quienes se supone tiene que protegerlos y cuidar de ellos los menosprecian y los tachan de delincuentes incluso antes de que hayan hecho nada. Os lo recomiendo mucho si os interesa conocer la situación social de ese momento, no es un libro muy largo y seguro no os dejará indiferentes.


Hermanos de sangre nos relata la situación juvenil de un Berlín de posguerra. Ernst Haffner nos describe con todo detalle la vida de los jóvenes y todo lo que tiene que hacer para sobrevivir. Además, lo hace de forma dura, directa y muy crítica.

¿Que no es para tanto, señor comisario? ¿Qué sabrá usted de nosotros? Es para tanto, para mucho. Ahora todo se ha echado a perder. Ahora nos devolveréis al correccional. Pronto no podremos aguantar allí más…, nos escaparemos…, pasaremos otra vez hambre y terminaremos entrando en la pandilla. Trabajar, lo que se dice trabajar honradamente, no nos dejáis… No queréis más que humillarnos, encerrarnos y someternos…, pero ¿se os ha ocurrido ayudarnos y darnos apoyo? ¡No!

Un beso.


Entradas relacionadas: 

4 comentarios:

  1. No lo conocía y no creo que lo lea, no es mi tipo jaja.
    Una reseña muy completa, por cierto.
    Saludos y nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si el próximo te llama más la atención (.

      Eliminar
  2. Hola!
    El argumento es muy bueno y me ha llamado la atención.
    Todo lo relacionado con la guerra me encanta.
    Así que lo apunto a mi lista.
    Me ha gustado mucho tu reseña, creo que has dicho lo neesario para hacer que me enganchara.
    Así que te sigo leyendo ♥ Saluditos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Realmente es una historia genial en muchos aspectos.Me alegra saber que te ha picado la curiosidad; ya me contarás si al final le das una oportunidad. Un besito!

      Eliminar