martes, 26 de diciembre de 2017

R | Cuaderno para dos, de Rachel Cohn y David Levithan


Divertido, entretenido de leer y con una bonita historia.
NOTA: 3/5


Para estas Navidades quería hacer una lectura navideña y creo que lo he conseguido con la historia de Lily y Dash; que a través de un cuaderno Moleskine rojo empiezan una aventura de lo más descabellada que los llevará a los rincones más inesperados de la ciudad de Nueva York.

Primero conocemos a Dash, un chico que tiene sus cosas y que es descrito por todos como cargante. A mí me ha gustado: es algo peculiar, pero al mismo tiempo interesante. Después se nos presenta a Lily una chica que en un primer momento cuesta de conocer, pero que a la que avanzas en la novela se hace más transparente. Un poco como es ella con todo el mundo; no se deja conocer con facilidad.

Cuaderno para dos empieza como un reto de Lily hacia la primera persona que encuentre su cuaderno Moleskine rojo en la librería Strand, pero también para ella. A partir de aquí los dos protagonistas se van pasando la libreta secretamente, retándose mutuamente a hacer planes descabellados y superando obstáculos. Además, tanto Lily como Dash van a implicar en esta aventura a familiares y amigos que van a conocer la identidad del otro mucho antes de que ellos mismos se encuentren cara a cara.

Me ha gustado la primera parte de la historia donde eran Lily y Dash recorriendo la ciudad siguiendo las pistas del otro sin saber que iban a encontrar en su destino. Además, estos primeros capítulos están impregnados del espíritu navideño. Los dos protagonistas visitan diferentes puntos clave con altas dosis de Navidad. De hecho, escogí leer este libro por estas fechas justamente por eso.

No obstante, al seguir adelante con la historia hay un pequeño cambio y la decoración navideña deja paso a la loca imaginación de los dos escritores. Quiero decir con eso que tanto Rachel como David parece que sé estén retando entre ellos para ver quien de los dos escribe la aventura más descabellada. Descabellado puede ser un adjetivo muy acertado para definir la historia de Lily y Dash. De hecho, en la solapa del libro ya se nos dice que cada autor pone voz a uno de los protagonistas y que no había un guión a seguir; simplemente esperaban el nuevo capítulo de su compañero y a seguirle el rollo, no sabían lo que se iban a encontrar. El mismo ejercicio que estaban haciendo Lily y Dash en la historia también lo estaban haciendo ellos como escritores.

Uno de los detalles que me ha gustado de la historia es que a medida que avanzas y ves que los protagonistas no se encuentran lo único que quieres es que se encuentren. ¡Lily no conoce el nombre de Dash hasta pasada la mitad de la novela! Llega un punto donde la frustración de que no se encuentren es muy desesperante. Y hay drama. Y sabéis que no soy de dramas. La verdad, es que este detalle hace que se lea muy rápido. La narración es muy rápida de leer, siempre están pasando cosas y siempre quieres leer un capítulo más.

También me ha gustado que tanto Rachel Cohn como David Levithan incluyeran un par de reflexiones bastante interesantes. Sobre todo, Dash, el personaje de David, tiene ese aire que lo lleva a reflexiones más profundas y un carácter más peculiar que le valen el apodo de cargante por parte de los familiares de Lily.

No obstante, y esto no me ha gustado, es que a medida que avanzas con la historia ese ambiente navideño se pierde. Es cierto que la novela empieza el 21 de diciembre y termina el 31, pero da la sensación de que esa ambientación tan bonita se pierde después del 24 con la locura que son los últimos capítulos. Me repito, pero la historia se vuelve muy descabellada. El final es una locura, no entraré a hablar sobre él, pero me quedé bastante a cuadros.

Para ir terminando, me ha parecido una historia divertida y bastante entretenida, pero que no me ha entusiasmado. Lo escogí por el ambiente navideño y este se va perdiendo capítulo a capítulo. No obstante, se lee muy rápido y es ideal para estas fechas, ya que, es muy sencillo y no tiene ninguna complicación, ni densidad en la trama.

Como dato curioso: Cuaderno para dos tiene una segunda parte. Personalmente, no sabía de su existencia hasta que lo vi en goodreads al terminar el libro. Por si os interesa, aunque creo que no está traducido al español.


Cuaderno para dos cuenta la aventura de Lily y Dash a través de un cuaderno Moleskine rojo. Una lectura interesante y muy descabellada que no llevo a entusiasmarme como esperaba.

¿Lo habéis leído?
Espero que estéis pasando unos días estupendos. Un beso.


Entradas relacionadas: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario